Fiestas de fin de año: ¿disfrutar o morir en el intento?

Fiestas de fin de año: ¿disfrutar o morir en el intento?
Foto: freestocks.org

Por Daniel A. Fernández

De nuevo se acerca fin de año, el estrés y la tensión acumulada sobre tu espalda te reclaman con urgencia unas prontas vacaciones, pero para atravesar este último tramo y salir airoso antes deberás atravesar las tan famosas fiestas de Navidad y de Año Nuevo. ¿Por qué es que algunos no pueden vivirlas como verdaderas fiestas y disfrutarlas? Tal vez porque los medios se empecinan en convencernos de su relevancia, tal vez porque sin importar por donde circulemos nos veremos rodeados de arbolitos con luces de colores y propaganda navideña, tal vez porque hasta aquellos vecinos que durante el año no recordaban que existíamos hoy nos detienen y nos besan augurándonos “felices fiestas”. En otras palabras, podríamos decir que cuando las expectativas del entorno y las nuestras propias son tan elevadas, aumenta la presión y eso quita disfrute. Una máxima del Psicoanálisis asegura “A mayor presión, mayor resistencia”. ¿De qué se trata entonces? Ni más ni menos que de bajar semejantes expectativas. En definitiva, solo se trata de pasarla bien y no de procurar marcar un hito inolvidable en la historia de la civilización.

Algo bastante frecuente es caer en balances improductivos y peligrosos. ¿Realmente es necesario que evalúes si ha sido un año de más logros o de más fracasos? Lo cierto es que si has alcanzado metas que te han aportado felicidad, dicha felicidad está contigo y no requieres recordarla permanentemente. Y, si en cambio, has cometido errores o has sufrido malos momentos, será mejor que evites rememorarlos a menos que pretendas amargarte. ¿Te gusta hacer balances? Bien por ti, pero… controla tu ansiedad. ¿No puedes hacer tus balances en otro momento? Sí, al menos en una fecha que no coincida con alguna celebración importante.

Tampoco es prudente ni realista pretender, en pocas semanas, recuperar la figura que perdiste durante todo un año. ¿Por qué querer lograr eso justo ahora? Deja de presionarte. Ya pasadas las fiestas, tendrás todo un año de tiempo como para iniciar la dieta que quieras o inscribirte en el gimnasio de tus sueños.

Ya llegadas estas fechas, a menos que hayas decidido mudarte por unos días a la cima de una montaña distante, de seguro habrás tenido que hacer concesiones y negociado respecto a dónde y con quienes habrías de celebrar. ¿No te gusta la casa de tu suegra? ¿Tu cuñado siempre bebe de más y dice tonterías? ¿Tus sobrinos están malcriados y habrán de colocar petardos incluso dentro de la ensalada de rúcula y del vitel tone? Pues bien, nada mejor para sobrevivir a ello que tener una buena actitud. ¿Has olvidado el verdadero significado de estas fechas? Créeme que podrás disponer de cualquier otro día si lo que buscas es discutir con tu cuñada. De lo que en verdad se trata, sobre todo en Navidad, es de procurar exponer la mejor versión de quien tú eres. Y esto, claro está, implica tolerancia, aceptación, esperanza. No puedes obligar a los demás a que estén dispuestos a poner lo mejor de ellos mismos, pero sí puedes poner lo mejor que hay en ti. Y esto último significa que des una nueva oportunidad a los otros y que también te la des a ti mismo. Tal vez estés a un paso de disfrutar en verdad y de pasar las mejores fiestas de tu vida. De ti depende.

Daniel A. Fernández

Daniel A. Fernández

Lic. en Psicología. Autor de los Libros “¿SERÁS LO QUE DEBAS SER? - Un enfoque psicológico para acercarnos a la felicidad” y “SAPOS Y CENICIENTAS - Una mirada psicológica sobre las problemáticas del amor” de Ediciones Urano.
Daniel A. Fernández

Latest posts by Daniel A. Fernández (see all)

Comentarios

comentarios