El marco curricular y el lugar de las competencias emocionales en la primera infancia

El marco curricular y el lugar de las competencias emocionales en la primera infancia
Foto: Pixabay

Por Tania Presa

En el año 2012 se crea el programa Uruguay Crece Contigo, el cual tiene como principal cometido la atención a las familias con mujeres embarazadas y niños de hasta tres años, priorizando las situaciones de vulnerabilidad por las que algunas familias de nuestro país atraviesan. Este programa viene constituyendo una fuerte política de Estado en el campo de la atención a la Primera Infancia. Desde el cual se comienza a desarrollar y planificar una estrategia interinstitucional desde la cual priorizar la atención integral de esta etapa que es decisiva para la adquisición de nuevos aprendizajes a lo largo de toda la vida.

Siendo éste el punto de partida, se comienza el recorrido, conformándose una Mesa de Coordinación Técnica Intersectorial de la que participarán diferentes organismos dedicados al área de la Primera Infancia, entre ellos, el Consejo Coordinador de la Educación en la Primera Infancia (CCEPI). Este organismo es creado a partir de la Ley General de Educación Nº 18.437 del año 2008, con el cometido de lograr una mayor calidad en la educación de los niños desde su nacimiento a los seis años, en la mejora de la profesionalización de los educadores, así como también la orientación, asesoría y supervisión de los centros de educación infantil privados. Dicho organismo es integrado por representantes del MEC (quien lo preside), del Consejo de Educación Inicial y Primara de la ANEP, del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay, del Ministerio de Salud Pública, de los educadores en primera infancia y de los Centros de Educación Infantil Privados. En este marco, será el CCEPI quien proponga la vinculación de las propuestas curriculares vigentes, potenciándolas desde una óptica integral que posibilite un mayor diálogo y articulación, promoviendo lineamientos comunes para quienes llevan adelante la atención y educación de los más pequeños en nuestro país. Así, luego de varias etapas e instancias de arduo trabajo se llega a la presentación oficial del “marco curricular para la atención y educación de niñas y niños uruguayos desde el nacimiento a los 6 años”.

Nuestro país asumió el desafío de construir un marco curricular oficial para el ciclo que va desde el nacimiento a los seis años, lo cual es considerado una innovación en el campo de las políticas educativas a nivel regional y mundial.

El marco no sustituye a las propuestas actuales, sino que las integra, las potencia y ofrece una continuidad de las líneas pedagógicas que ellas ofrecen, a través de una mirada más amplia e integral de los diseños curriculares vigentes (Diseño Curricular Básico Común, MEC, 2006 y el Programa de Educación Inicial y Primaria, ANEP-CEIP, 2008). El documento se presenta como una oportunidad para visualizar la atención y educación en la Primera Infancia desde una propuesta común, global e integradora.

El marco curricular busca promover un desarrollo integral de los niños desde el nacimiento a los seis años a través del despliegue equilibrado de un conjunto de competencias generales. Se presenta organizado en cuatro áreas macro que son independientes y complementarias: del conocimiento de sí mismos, de la comunicación, del conocimiento del ambiente y del bienestar integral. Estas áreas a su vez, se organizan en diferentes Ejes desde los cuales se agrupan una serie de competencias específicas.

Competencias Generales

Las mismas abarcan diferentes áreas del conocimiento, complementándose entre sí. Pueden concebirse como grandes orientaciones a partir de las cuales favorecer el desarrollo y el aprendizaje en los diferentes contextos en los que tiene lugar las diferentes experiencias de los pequeños. Se pretende que estas competencias generales sean consideradas en su conjunto y de manera permanente.

La construcción del concepto de “competencia emocional” aún es una arena en movimiento, en la cual no existen acuerdos totalizadores al respecto. Así, por ejemplo, hay autores que prefieren hablar de competencias socio-emocionales, mientras que otros se inclinan por referirse a competencias emocionales.

En lo que respecta al trabajo que aquí le presentamos al lector, el mismo adhiere a la propuesta de autores como Bisquerra, quien considera a las competencias emocionales como “el conjunto de conocimientos, capacidades, habilidades y actitudes necesarias para comprender, expresar y regular de forma apropiada los fenómenos emocionales.” (Bisquerra, Pérez, 2007:8). Los autores conciben a las competencias emocionales como parte integral de la dimensión de la ciudadanía responsable que debiera ejercer todo individuo. En este sentido, este conjunto de capacidades y habilidades tienden a favorecer:

  • La adaptación al contexto.
  • Afrontar las situaciones problemas con mayor probabilidad de lograr el éxito.
  • Favorece los procesos de aprendizaje.
  • Las relaciones interpersonales.

En este sentido, identificamos en el marco curricular las siguientes competencias generales vinculadas a lo emocional:

  • Construcción de los vínculos afectivos que favorezcan la interacción con diferentes personas y grupos, valorando y respetando la diversidad.
  • Capacidad de sentir, expresarse y comunicarse mediante distintos lenguajes, disfrutando de situaciones lúdico-creativas.
  • Desarrollo de la confianza, autoestima, identidad y autonomía en procesos progresivos de integración social.
  • Desarrollo del lenguaje para comprender y ser comprendido, valerse por sí mismo en sus actividades habituales, expresarse y comunicar sus emociones, necesidades e ideas.
  • Construcción progresiva de su ciudadanía en un marco de valores que contribuyan a la inclusión, la convivencia y el bien común.

A continuación, seleccionaremos para cada área y eje propuestos por el marco, las competencias emocionales específicas que se busca promover:

  1. Área del conocimiento de sí mismo.
  • Eje: Corporeidad. Competencias específicas- emocionales:
    • Diferenciar las experiencias internas de su cuerpo y las que se producen fuera de él, favoreciendo la construcción de sí mismo.
    • Construir su imagen corporal mediante diferentes estrategias que le permitan reconocerse y representarse.
    • Comunicar mediante diferentes formas de expresión sus estados de ánimos, sus emociones y descubrimientos.
    • Desarrollar gradualmente, en interacción con otros, estrategias auto reguladoras que le permitan desenvolverse en las diversas situaciones que se producen en la vida cotidiana.
    • Identificarse paulatinamente como un sujeto singular y único con necesidades, intereses y capacidades que le son propias, diferenciando su “ser” en relación con los “otros”.
    • Manifestar actitudes preactivas que le permitan expresar sus características y fortalezas personales.
    • Reconocer los objetos relacionados con sus afectos y las pertenencias personales que lo identifican y le brindan seguridad.
    • Descubrirse a sí mismo como sujeto de derechos al igual que los otros niños y niñas.
  • Eje: Autonomía. Competencias específicas- emocionales:
    • Adquirir progresivamente sentimientos de seguridad y confianza en dinámicas de proximidad-alejamiento del adulto.
    • Conocerse a sí mismo descubriendo sus posibilidades y explorando el entorno.
    • Desarrollar confianza, seguridad y auto percepción positiva que le posibiliten asumir desafíos y conquistar nuevos logros, avanzando desde la dependencia hacia la progresiva autonomía.
    • Expresar sentimientos, opiniones y sugerencias en situaciones de diversa índole, evidenciando una progresiva autonomía de pensamiento.
    • Establecer relaciones entre sus acciones y las consecuencias sobre sí mismo, los otros, los objetos y el entorno comprendiendo su implicancia en las mismas.
    • Afianzar su autoestima a partir de la identificación de sus logros y fortalezas.
  • Eje: Pertenencia. Competencias específicas- emocionales:
    • Construir vínculos de apego con personas adultas significativas y próximas en un marco de seguridad y confianza.
    • Identificarse con su familia como primer grupo de pertenencia, expresando emociones y sentimientos.
    • Interesarse por las personas adultas, niños y niñas ampliando su red vincular.
    • Vivenciar e incorporar valores en situaciones de convivencia en la búsqueda del bien común.
    • Desarrollar comprensión hacia otros y empatía en diversas situaciones cotidianas.
    • Desarrollar y fortalecer actitudes de solidaridad, cooperación, compañerismo, amistad.
  1. Área del conocimiento de la comunicación.
  • Eje: Expresión y creatividad. Competencias específicas- emocionales:
    • Representar situaciones, acciones, deseos y sentimientos reales o imaginarios mediante la imitación, la creación y la recreación.
    • Descubrir y ampliar los recursos expresivos de su propio cuerpo manifestándose libremente.
    • Expresar sus emociones, sentimientos e ideas en forma grafico-plástica explorando las posibilidades que le ofrecen los diferentes recursos.
    • Sensibilizarse frente a sus propias creaciones, la de sus compañeros y las producciones artísticas y culturales de los ámbitos local, nacional, regional y universal.
  • Eje: Lenguaje pre verbal y verbal. Competencias específicas- emocionales:
    • Expresarse a través de señales y gestos corporales comunicando sus emociones, sensaciones, deseos e intereses referidos a personas y objetos de su entorno cotidiano.
    • Verbalizar sus ideas, imágenes, acciones en procesos de representación simbólica y construcción del pensamiento.
  • Eje: Lenguaje multimedial. Competencias específicas- emocionales:
    • Comunicarse a través de diferentes medios tales como: teléfono, cartas, fotos, videos e Internet experimentando las posibilidades que ofrece la tecnología para relacionarse con otros.
    • Seleccionar información pertinente, acorde a diversos propósitos: comunicativos, de registro, estético, entre otros.
  1. Área del conocimiento del ambiente.
  • Eje: Contexto social y cultural. Competencias específicas- emocionales:
    • Conocer normas de convivencia de diferentes grupos sociales con los que interactúa y aplicarlas en forma pertinente.
    • Asumir sencillas tareas y roles aportando al mejoramiento de la vida en comunidad de acuerdo a sus intereses e iniciativas.
    • Conocer algunos elementos significativos de su historia personal, familiar y comunitaria, así como sucesos relevantes de su país y del mundo.
  • Eje: Contexto natural. Competencias específicas- emocionales:
    • Valorar las diferentes formas de vida del mundo vegetal y animal desarrollando actitudes de cuidado.
    • Contribuir al desarrollo de ambientes saludables y descontaminados en su casa, en las instituciones, en su comunidad, en su país y en el mundo.
  • Eje: Relaciones lógico-matemáticas. Competencias específicas- emocionales:
    • Descubrir atributos y propiedades mediante la observación, manipulación y exploración de los mismos.
    • Elaborar progresivamente la noción de permanencia buscando y localizando objetos y personas que se encuentren parcial o totalmente ocultos.
    • Construir relaciones espaciales respecto de sí mismo, los objetos y otras personas incorporando paulatinamente la nominación adecuada.
  1. Área del conocimiento del bienestar integral.
  • Eje: Vida diaria en relación. Competencias específicas- emocionales:
    • Autorregular progresivamente sus acciones, alternando momentos de mayor y menor intensidad en situaciones individuales y colectivas.
    • Adaptar su comportamiento a diferentes espacios incorporando pautas e identificando señales y prohibiciones con la prevención de riesgo.
      Desarrollar actitudes de autocuidado relacionadas con la integralidad e intimidad de su cuerpo, en su vínculo con personas adultas y pares.
  • Eje: Convivencia.Competencias específicas- emocionales:
    • Establecer vínculos con personas adultas y pares que satisfacen sus diversas necesidades y contribuyen a la estabilidad de las relaciones.
    • Sentirse reconocido y aceptado en su singularidad que manifiesta de diferentes formas.
    • Desarrollar actitudes de cooperación acorde a sus posibilidades, reconociéndolas e internalizándolas paulatinamente.
    • Desarrollar fortalezas y estrategias personales que le posibiliten resolver situaciones de la vida cotidiana.
    • Desarrollar paulatinamente la autonomía en momentos de alimentación, higiene y sueño en un ambiente de disfrute, cooperación, intercambio y diálogo.
    • Reconocer progresivamente el sentido de las reglas y límites internalizando conductas de autocuidado en diferentes situaciones.
  • Eje: Espacio-ambiente.Competencias específicas- emocionales:
    • Incorporar pautas de orden e higiene que contribuyan al cuidado del ambiente.
    • Participar en la toma de decisiones que refieren a la dimensión estética del espacio en interacción con otros, desarrollando capacidades creativas y transformadoras.

He aquí en el marco, un lugar de referencia pedagógica para trabajar desde el enfoque de las competencias y desarrollar de manera integral las capacidades de los más pequeños. El desafío será entonces, para nosotros los educadores, el poder generar propuestas didácticas pensadas para potenciar las competencias emocionales.

_______________

Referencias:

  • Bisquerra, R. Pérez. Las competencias emocionales. Barcelona. Educación XXI, 10: 2007.
  • CCEPI . Marco Curricular para la Atención y Educación de Niñas y Niños uruguayos. Desde el nacimiento a los seis años. Montevideo, Uruguay. 2014.

Tania Presa

Tania Presa

Docente en Institutos Normales de Montevideo. Licenciada en Ciencias de la Educación. FHUCE. Magíster en Psicología y Educación. PSICO. UDELAR. Maestra.
Tania Presa

Comentarios

comentarios