¿Qué es el feminismo?

¿Que es el feminismo?
Ilustración: Laura Sandoval

Por Mariana Alvez Guerra

Siempre me han chocado las posturas extremas y el fanatismo, en todo, política, deportes, religión, etc. El fanatismo es una entidad compleja que llena a las personas de odio, odio hacia el diferente, al que no piensa igual que yo. Odio que conduce incluso hasta la muerte.

Y lamentablemente, el feminismo no está exento de estos peligros y confusiones. Por eso me gustaría que pudiéramos diferenciar los tantos, ya que he escuchado el termino feminazi y no me agrada. Acá es donde se confunden las cosas, donde las batallas pierden el sentido y la guerra se convierte en un vertedero de opiniones sin fundamento que no llevan a nada.

Algo que podría ayudar a todos a entender, es pensar qué no es el feminismo, por citar algunos ejemplos:

  • Odiar a los hombres.
  • Pensar que las mujeres son seres superiores.
  • Pensar que todos los hombres son nuestros enemigos.
  • Tolerar y justificar la violencia hacia niños y hombres, pero no a las mujeres.
  • Falta de respeto hacia quien no está de acuerdo con nosotras.
  • Reduccionismos, todo es violencia de género.

En estos ejemplos que he citado, muchas mujeres se han escudado ante una temática tan importante para dar rienda suelta a sus creencias erróneas y peligrosas. Es la ceguera de un fanatismo que nos aleja del verdadero objetivo.

Ahora pasemos a analizar qué sí es el feminismo. Es un movimiento social y político que implica la toma de conciencia de las mujeres como colectivo humano, que busca liberarse de la dominación y explotación de la cual han sido víctimas.

Se busca una igualdad que trascienda la dicotomía hombre-mujer, una sociedad con un principio de la realidad diferente.

Casi todas las mujeres, y me atrevería a decir todas, hemos tenido que sufrir algún tipo de violencia, que nos griten barbaridades en la calle, que nos juzguen por nuestra apariencia, que no podamos ganar tanto dinero como los hombres, que nos desvaloricen. Esto es algo ante lo cual por supuesto tenemos que protestar y sobre todo protegernos.

El feminismo no es el opuesto del machismo (actitud de prepotencia y desvalorización de los hombres respecto de las mujeres), es un movimiento que va más allá que indirectamente también promueve la igualdad de los géneros.

Muchos hombres son también víctimas de su propia violencia, se los ve forzados a reprimir sus emociones ya que de lo contrario se cuestiona su hombría, tienen dificultades a la hora de conectarse con los demás, lo cual genera sufrimiento. A veces también son maltratados por las mujeres de su entorno (madres, esposas, hermanas). Y no nos olvidemos de un detalle importante, ellos nacieron de mujeres, mujeres que en muchos casos han reproducido el machismo consiente o inconscientemente.

 

 

Analizado en detalle, la lucha por los derechos de las mujeres, es también una lucha de derechos por todas las personas, para que los hombres aprendan a respetarnos, para que se den cuenta de que también existimos y somos tan relevantes y capaces como ellos, en el amplio sentido de la palabra.

Nadie gana cuando una mujer pregunta “¿y cómo iba vestida?” o diciendo “era una cualquiera”, nadie gana cuando un hombre se convierte en un monstruo psicopático que aniquila vidas como si fueran moscas.

Somos todos responsables de crear una cultura mejor, basados en la educación, el respeto y sobre todo el amor.

Todos tenemos derecho a vivir, nadie tiene derecho a usurparnos el cuerpo. Mujeres y hombres somos los creadores de una sociedad que puede ser mucho mejor, comenzando con nuestra propia conciencia y lo que le enseñamos a nuestros hijos. Por qué tú, mamá, si dejas que tu hijo vaya a bailar, pero a la nena no, ya estás creando desigualdades. Porque si le enseñas a tu hijo que llorar es de débiles, estás creando a alguien sin corazón, y cuando alguien pierde la empatía tenemos un asesino en potencia.

Son tan sutiles las pequeñas cosas que podemos hacer en el día a día para crear la diferencia, pequeños detalles que tienen el potencial de transformar nuestra subjetividad.

Y me gustaría agradecer y reconocer a esos hombres valientes que nos respetan y nos aman como nos merecemos, quiero contarles que también aborrezco a los despiadados que no les importa nada, agradezco a las mamás que enseñan desde el amor, y no tolero a esas madres tóxicas que dejan seres humanos rotos a su paso.

El feminismo es un movimiento que simplemente reclama lo que es justo, todo aquello que se desvirtué del camino no lo es. Juguemos las batallas correctas, porque si ganamos, ganamos todos, y si perdemos…bueno, créanme que perdemos todos…en grande.

Mariana Alvez Guerra

Mariana Alvez Guerra

Lic. en Psicología y especialista en Psicología Positiva. Fundadora y directora del Centro Psicología Positiva Uruguay. Miembro de IPPA (International Positive Psychology Association) y de Empresarias Positivas (España). Ha dictado ponencias en Argentina, Perú y Bolivia. Creadora del CLUB DE LOS OPTIMISTAS, encuentros informales y didácticos para aplicar la psicología positiva en nuestra vida diaria. Docente de cursos de especialización en Psicología Positiva. Dicta charlas y talleres. Columnista en varias revistas.
Mariana Alvez Guerra

Latest posts by Mariana Alvez Guerra (see all)

Comentarios

comentarios

Post Comment

*