Característica o desorden: repensando el concepto del padecimiento psiquiátrico

Característica o desorden: repensando el concepto del padecimiento psiquiátrico
Foto: Georgi Marinov

Por David Rettew

La presión arterial no es una enfermedad. Todos tenemos algún valor medible de presión arterial que cae dentro de ciertos rangos, rangos los cuales han sido medidos y calculados a través de estudios realizados sobre un amplio conjunto de individuos. Sin embargo, si tenemos presión por encima de 140/90, esta característica se vuelve nociva, se convierte en una enfermedad, y merece un tratamiento que va desde el uso de medicación hasta una dieta baja en sal.

La psiquiatría moderna, sin embargo, se ha resistido a una conceptualización de las patologías, optando en su lugar por un modelo de “todo o nada” en la que una persona o bien tiene o no tiene una enfermedad psiquiátrica, donde nuestro temperamento o rasgos de nuestra personalidad no tienen mucho que ver con estos trastornos. La gente feliz puede deprimirse, y hasta los más arriesgados y atrevidos pueden desarrollar un trastorno de ansiedad.

Es cierto que hay muchos casos en que estos diagnósticos son reales, pero ¿son los “mundos” de la personalidad y las psicopatologías realmente tan diferentes y alejados? Estudios nos dicen constantemente que no lo son, y tantos otros nos demuestran que estos trastornos están alejados de un sistema binario de si-no, presentándolo como un espectro o un continuo. La relación entre el nivel de actividad de un niño o sus capacidades atencionales y el diagnóstico de TDAH es, probablemente, uno de los mejores ejemplos de este fenómeno.

Por otra parte, hay buenas razones para creer que el “límite de velocidad” entre lo que se considera un nivel normal y anormal de comportamiento ha ido disminuyendo en los últimos años, y esto va desde el TDAH, hasta el autismo y el trastorno bipolar. Este cambio de enfoque es el principal responsable de las “epidemias” de trastornos psiquiátricos observados hoy en día, inclusive contradiciendo otras evidencias las cuales dictan que, a nivel general,  el comportamiento en los niños se ha mantenido bastante constante en el mismo período de tiempo.

 

 

Una pieza crucial que falta en todo esto, en mi opinión, es la neurociencia. Si bien puede existir muy poco sobre la superficie que nos permita distinguir entre un niño “muy activo” o “hiperactivo”, lo que realmente necesitamos saber (o negar) es si existe o no algo cualitativamente diferente en los cerebros de aquellos niños que padecen TDAH, o al menos si pueden encontrarse factores que conspiran amplificando el nivel de actividad de niños que padecen este trastorno.  Escondido tras otros factores como la inteligencia, hay chicos cuyos desafíos se deben a situaciones muy diferentes, como tener un cromosoma Nro. 21 extra lo cual causa el síndrome de Down. Ya sea que se encuentren procesos similares para los síntomas psicóticos, o del estado de ánimo, es algo que aún está por verse.

Mientras tanto, puede haber grandes beneficios al aceptar plenamente una visión más dimensional de los trastornos psiquiátricos la cual abrace las relaciones con el temperamento y la personalidad. Por otro lado, esta perspectiva podría ser menos estigmatizante: en lugar de que a un niño le digan que “tiene” el TDAH, se puede sentir mucho más incluido y contenido si se le dice que muchos chicos viven en alguna parte de ese espectro pero que él está cercano a un nivel superior, el cual puede ser reducido a partir de diversas intervenciones y trabajo.

Irónicamente, nuestro esfuerzo para legitimar los trastornos psiquiátricos tratándolos como una verdadera enfermedad médica puede ser contraproducente sobre nosotros mismos ya que le damos mayor énfasis a la visión “nosotros contra ellos”, característica de la ciencia.

_______________

Fuente: Rettew, D. (2014). Do you have a disorder or just a trait? Psychology Today, 7(1), 42-43. Recuperado en: https://www.psychologytoday.com/blog/abcs-child-psychiatry/201309/do-you-have-disorder-or-just-trait

Comentarios

comentarios

Post Comment

*